Gestión de Proyectos Formativos en eLearning

Creo que todos estamos de acuerdo si decimos que la formación es uno de los activos más importantes de cualquier organización, pero aún estamos más de acuerdo si expresamos que todo estamos en una constante formación, ya sea formal o informal.

Acudimos a proyectos formativos para actualizarnos, para ampliar nuestras capacidades o consolidar habilidades. Tras realizar el curso, nos encontraremos satisfechos o no, con el aprendizaje realizado y con la atención realizada por la empresa, organización o institución que organizativamente soporta el curso.

Cuando organizamos un curso, una actividad formativa, estamos realizando un servicio. Y en ese servicio, no solo se encuentran los contenidos a impartir. Hay muchos más componentes.

Es bastante frecuente, oír comentarios de alumnos que han realizado una actividad mediante eLearning y han quedado insatisfechos. Las razones que aducen pueden enmarcarse en:

  • problemas de índole tecnológica: “la página se quedaba colgada”, no podía avanzar a la “medida que yo quería”, “me encontraba solo ante el ordenador”.
  • problemas índole administrativa: “pagué el curso y hasta dos meses después no pude acceder al mismo”, “han tardado muchísimo en enviarme el certificado”, “mando correos y nadie me contesta”.
  • problemas con los contenidos: “no están los materiales que promocionaba en la publicidad”, “este curso no tiene nada práctico”

Cuando acudimos a un curso presencial y existen problemas organizativos, lo supeditamos a como transcurra la clase magistral. En el caso del eLearning, todo forma un “pack” de tal forma que la satisfacción del alumno, no va estar solo relacionada con los contenidos.

¿Cómo podemos gestionar un proyecto formativo en eLearning con éxito?

Yamila Ribba(1) cita las siguientes claves como elementos de éxito en la gestión de un proyecto basado en eLearning: buena comunicación, un cronograma ajustado a tiempos reales, capacidad de negociar, gestión de recursos, continua colaboración con el cliente, claridad en el requerimiento, adaptación y respuestas a los cambios, manejo del estrés y de la presión, objetivos claros, manejo del grupo, liderazgo y motivación.

Si nos fijamos, en estas claves, no aparece un elemento que es muy utilizado por muchas empresas que se dedican a la formación para atraer a los alumnos, como una clave diferenciadora del éxito. Me refiero al elemento tecnológico. La tecnología cumple la función que se le sea asignada, estando al servicio de la actividad. No es factible que el curso puede gire en torno a ella, ya que correrá un alto riesgo de fracaso.

La actividad formativa, deberá poner sus objetivos en el aprendizaje, en la metodología y no en un mero instrumento. Es como si en un curso presencial pusieramos el énfasis en la pizarra o en la calidad del proyector. Ahora bien, el elemento tecnológico es el medio por el cual el alumno se pone en contacto con el material, con los tutores, con los compañeros, por lo tanto su funcionamiento, evidentemente, debe ser correcto.

Entonces ¿qué elementos debemos considerar?:

  • Objetivos. Tienen que quedar claros cuales son, que pretendemos conseguir con el proyecto formativo, cuáles son las capacidades, habilidades y aprendizaje que pretendemos conseguir. Qué va a repre
    sentar la actividad para la institución organizadora y para el alumno que lo desarrolla. En el caso de los objetivos de aprendizaje, tendríamos por ejemplo, en cuenta la Taxonomía de Bloom (2)Bloom
  • Pertinencia. ¿tiene demanda el objetivo del curso?¿es necesario para la institución formar a parte de su personal en un área en concreto? Por ejemplo, como empresa que organiza cursos tendrá que hacer un cuidadoso estudio de mercado para saber los intereses de su cliente objetivo. La empresa que desarrolle formación para sus empleados deberá considerar tanto sus líneas estratégicas como las propias necesidades del trabajador.
  • Metodología. En base a los objetivos (generales y específicos) habrá que plantear los métodos pedagógicos más adecuados. No pueden ser los mismos métodos si el objetivo es capacitar si el objetivo es la adquisición de unos conocimientos (3).
  • Recursos Humanos. Se trata del equipo de trabajo que se encuentra detrás del proyecto. No solo los tutores del curso, sino toda aquella persona que hace posible que el curso funcione, desde los responsables del sistema hasta la gestión administrativa. Como clave importante en todo el proceso, hay que reseñar la comunicación fluida entre todos, el trabajo en equipo y un constante retorno de lo que está ocurriendo para dar soluciones a los posibles problemas que se planteen.
  • Recursos Materiales. Aquí se englobaría el elemento tecnológico, que como antes he mencionado, no debe ser el centro, pero sí debe estar perfectamente engrasado, para que el viaje que realiza el alumno por el curso, sea satisfactorio.
  • Económicos. Es evidente que influyen tanto en los recursos humanos, como en los materiales. Puede influir además en el proceso didáctico, ya que el presupuesto condiciona en muchos aspectos el desarrollo de la actividad.
  • Temporización. Es un elemento que afecta desde muchos ángulos al proyecto formativo. Por un lado, tienen que estar claros los tiempos necesarios en los que se materialice el curso (cuánto se tardará en implementar los contenidos, la preparación de la plataforma donde se realice) los tiempos que requiere cada uno de los temas, apartados, tareas, etc.. que se estime que el alumno necesita o el tiempo que se requiere posteriormente para hacer todo el cierre y valoración de la actividad.
  • Evaluación (4) (5),. Hay que diseñar tanto la evaluación que valorará el aprendizaje del alumno como la evaluación que la institución o empresa realice del desarrollo y consecución de la propia actividad.. Así mismo, los alumnos evaluarán al curso mediante la correspondiente encuesta de calidad (6)

Ahora bien, hemos realizado un curso y ha sido muy bien valorado por los alumnos. En nuestra evaluación hemos comprobado que se han conseguido los objetivos planteados. La experiencia ha sido satisfactoria ¿no sería conveniente difundirlo? ¿Dar a conocer la labor realizada? ¿Dar visibilidad a la labor de los alumnos y a la nuestra?

Este tema, da para otra entrada en el Blog: una estrategia de diseminación de nuestros resultados.

Referencias:

1.- “Claves y sugerencias para gestionar exitosamente un proyecto de eLearning” 21 Jun. 2014

2.- Taxonomía de objetivos de la Educación- Wikipedia

3.- Almenara, Julio Cabero. “Bases pedagógicas del e-learning.” DIM: Didáctica, Innovación y Multimedia 6 (2006).

4.- Rubio, María José. “Enfoques y modelos de evaluación del e-learning.” (2003).

5.- Manual para la evaluación de la calidad de accciones de formación a través de eLearning.

6.- Calidad en eLearning: criterios de evaluación.

Imagen de portada: Image courtesy of ddpavumba / FreeDigitalPhotos.net

 

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s